24 enero 2006

Yo, lector

Hubo una época en la que leía bastantes libros, básicamente Best-Sellers, SCI-FI, Fantasía y cosas así.

Eran horas de lecturas donde devoraba páginas donde los protagonistas debían salvar su vida, averiguar el misterio, derretir un anillo, viajar a Trandor o apagar a HAL-2000. En esta marea de entretención, emociones e imaginación desvocada me sumergía y mi mente se olvidaba del presente.

Con el ingreso a mi vida laboral las lecturas decayeron en periodicidad, cuando tenía tiempo, no lo tenía para leer. Buena parte de mi añoraba evadirme en estos viajes de vez en cuando.

Por suerte siempre me conseguí un libro que leer y apenas mantuve un promedio de 2 libros al año (bastante deplorable por lo demás).

Desde el año pasado comencé a leer en las micros de santiago cuando iba/venía al/del trabajo. Rápidamente deboré Salem's Lot, lo mismo con HP VI: El príncipe mestizo y ahora -bastante más lentamente- Rayuela.

Si bien apenas llevo la mitad de los 56 capítulos que forman la lectura básica de Rayuela el libro me ha encantado. No solo por la historia, que en los primeros 14 capítulos fue dificilmente seguida, sino por la manera de relatar los sucesos, las sensaciones, y los espacios. De Rayuela se debe haber escrito mucho, pero para mí -ávido lector de novelas más simples- ha sido el descubrir de la literatura como prosa, como herramienta narrativa copleja y profunda. Cuando uno camina en la oscuridad incluso la luz de una luciérnaga te puede encandilar.

Antes intenté leer El obsceno pájaro de la noche de Donoso pero no pude. No estaba lo suficientemente maduro para hacerlo. Después de Rayela terminaré esa tarea.

2 comentarios:

El comentador extranjero dijo...

Yo también tuve una época en la que leía frenéticamente y siempre la he añorado porque era como vivir en fascinantes mundos paralelos y porque hace mucho tiempo ya de ella.

Aunque no lo crean empezó poco tiempo después de aprender a leer.. obviamente me leí todos los papeluchos, el último de los mohicanos, la mayoría de los de shrlock homes y e.a. poe, quiroga, una pléyade de autores chilenos... en fin, todo lo que para un niño puede parecer interesante.

El problema es que en algún momento, alrededor de los 12 años según creo, cometí la imprudencia de querer leer Robinson Crusoe. Yo se que no es un gran libro ni se compara a un Donoso pero en ese momento, como dices, no estaba maduro para leerlo y no pude terminarlo. A partir de ese momento mi promedio de lectura bajó a la deplorable cantidad de 2 libros par año, 4 o 5 como máximo y los libros a medio leer se multiplicaron.

Nunca he vuelto a intentar leer Robinson Crusoe. Podre romper la maldición si algún día termino de leerlo?

Pope dijo...

Gracias por compartir tu experiencia, ojalá puedas vencer a Robinson y decir que pudiste terminarlo.

Suerte en el extrajero.